Noticias

¡ELLOS también compran Pillow Bra!

Una parte importante de los clientes que compran un Pillow Bra son hombres. Y sí, amigas, a pesar de lo que la mayoría podamos pensar… “¡Ellos sí nos escuchan cuando nos quejamos!”

El dato me resultó bastante curioso, por lo que decidí organizar un encuentro con varios de ellos con el fin de escuchar sus opiniones de primera mano y que me contaran qué es lo que les había llevado a comprar un Pillow Bra para sus respectivas parejas. La cita tuvo lugar en una conocida cervecería de la calle Goya. Mi marido actuó como moderador, propiciando un ambiente informal y relajado.

La edad media de los hombres que acudieron oscilaba entre los 30 y 45 años, con y sin hijos, nivel cultural medio alto; todos preocupados por su imagen y, por supuesto, por la de su pareja.

Mis preguntas fueron tres:

  • ¿Qué te llevó a realizar la compra?
  • ¿Qué impresión te ha provocado?
  • ¿Le gustó a tu pareja? ¿Ha notado los efectos?

En general, todos concluyeron que lo que les había animado a adquirirlo era la preocupación expresada por sus novias o mujeres en multitud de ocasiones por el aspecto envejecido del escote, por la pérdida de firmeza del pecho (en caída ‘libre’, cada año peor…) y de la aparición de esas horribles líneas verticales (arrugas) que ¡de pronto! os veis en el escote cada mañana al levantarnos. Quejas que escuchan en silencio mientras murmuramos al espejo cada vez que éste nos envía un mensaje ‘aterrador’: ¡Te estás haciendo mayor!; ¡La gravedad está llamando a tu puerta!; ¡Deberías empezar a dormir con sujetador!; ¡No te vendría mal hacer un poco de deporte!; ¡Deberías haber empezado a cuidarte hace años!, ¡Mañana me pongo a dieta! etc., etc.,.
En cuanto a la estética de Pillow Bra, coinciden en que es suave al tacto, que tiene un look deportivo y, sobre todo, que es una prenda funcional.
Los señores no tardaron en animarse a expresar sus opiniones que resumo a continuación:

“Los hombres somos facilones, no necesitamos ropa sexy continuamente,… y hay una ocasión y un tipo de vestuario para cada momento”. Y añade uno de ellos: “No esperamos que siempre estéis perfectas, de igual modo que nosotros tampoco lo estamos.

“No sé si mi mujer me encuentra o no ‘sexy’ cuando me pongo cada noche la férula para el bruxismo, pero la utilizo siempre por razones de salud, Del mismo modo me gusta que ella haya decidido utilizar Pillow Bra, porque utilizándolo se siente bien, y en pocos días de uso ha comprobado que corrige y mejora esa parte del cuerpo tan importante para ellas… ¡y para nosotros! jajajaja”.

“Cuando mi mujer se pone esa ‘pasta’ que las mujeres os ponéis en la cara (mascarilla) no es que esté precisamente muy atractiva, pero me parece que es tremendamente femenino ver que se cuida, para ella y para mí. Lo que importa es que cumple su función. Con este sujetador pasa lo mismo”.

“Mi mujer al principio se molestó con ‘semejante’ regalo y me acusó de que la estaba llamando ‘vieja-de-pechos-caídos’. No haces más que quejarte, le dije, ¿por qué te molesta que te ayude a resolver algo que te preocupa? Ahora me da las gracias cada noche!”.

“Yo compré uno para mi mujer y, vistos los resultados, compré otro para mi madre y le encantó la idea. Lo único que siente es que no lo hayan inventado antes, ya que la ha pillado mayor”.
“Pues a mí, después de probar el que le compré, me hizo meterme en la página web y encargar cuatro más para sus amigas y hermanas”.

Es una gran satisfacción para mí comprobar que as ellos también les gusta Pillow Bra!. Me encanta haber descubierto que muchos hombres ayudan a sus mujeres a cuidarse.

Y no olvidéis que: “Un escote estropeado es la distracción de un rostro atractivo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 + 3 =