Noticias

El sol, la edad y tú piel. ¡Tú eliges!

Como la gran mayoría, estaba deseando que llegara el verano, ¡el invierno ha sido demasiado largo!…Y, ahora, ¡por fin está aquí! Es el momento de relajarnos, tratar de olvidarnos del difícil día-a-día, de la irritante crisis, el trabajo, los coches, las prisas, y también de ¿tumbarnos al sol? Pues sí,  pero ¡¡¡con mucho cuidado!!!

Y es que, aunque nos resulte repetitivo oir cada año lo mismo (selecciona las horas de menor incidencia de los rayos ultravioleta, usa gafas y sombrero, cremas de protección solar alta, incluso cuando ya estés morena…) No está de más recordarlo ¡y practicarlo!  Porque  pese a lo mucho que nos machacan con estas cuestiones, la realidad es que a diario las consultas y farmacias se llenan de personas buscando una solución a las quemaduras solares, que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de piel: una enfermedad que, según alerta la  OMS, no deja de aumentar.

Por eso, por favor, sé prudente y bronceáte pero poquito a poco. Porque además de un riesgo para la salud futura, reconozcámoslo, ¡te puede fastidiar las vacaciones!: seguro que no quieres parecer un cangrejo la primera noche que sales y encima no poder soportar ese nuevo conjunto  tan bonito debido a la irritación de tú piel; ni tampoco  tener que pasarte la primera semana debajo de la sombrilla; ni pelarte como un lagarto o, aún peor, que te salgan ampollas y manchas en zonas tan  visibles como la cara, el escote, las manos….

Para evitarlo dos cuestiones clave: prescindir de los perfumes con alcohol (que pueden favorecer la fotosensibilidad)  y prestar especial atención si estás tomando medicamentos, especialmente si son tetraciclinas (antibiótico antimicrobiano), pues corres el riesgo de desarrollar hipersensibilidad a los rayos solares así como eczemas y manchas en la piel.

Es muy importante que recuerdes que las cremas protectoras sólo te defienden de las quemaduras pero no evitan que penetren los rayos, que por acumulación, pueden contribuir a desarrollar melanoma.  Por eso, como dispones de todo el día para tomar el sol, ¡que por algo estás de vacaciones!, procura evitar tomarlo directamente entre las 11:00 y las 16:00 horas.  Aprovecha para hacer compritas, tomar una cerveza, leer bajo la sombrilla, realizar esas llamadas que tienes pendientes, etc. Por supuesto siempre con protector solar especialmente en cara, hombros y escote que son las partes donde la piel es más sensible y donde primero se manifiestan las arrugas y aparecen las temibles manchas.

Cuando te despiertes por la mañana notarás que aparecen más marcas de presión de lo habitual debido a que la piel se sobrecalienta, provocando un “reblandecimiento” de la misma. Dúchate con agua fría e irán desapareciendo….

Cómo ves, son pequeños detalles que te ayudarán a disfrutar más del verano y tu piel, que tiene una gran memoria, te lo agradecerá y serás consciente de ello a medida que pasen los años. Por supuesto, si eres joven, ahora no piensas en esto, pero ¡créeme! Pasa para todas.

Pillow Bra os desea un hermoso verano!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

trece − nueve =